Organízate con eficacia (Comenzando con GTD)

Hace algún tiempo decidí cambiar radicalmente mi método de organización para ser un poco más efectivo y disfrutar de un poco más de tiempo libre. Decidido a llevar a buen término esta empresa, comencé por buscar en Google algunos contendidos sobre organización y productividad personal. Durante varias semanas leí diferentes blogs, escuché algunos podcasts y vi no pocos vídeos sobre el tema (al final de este post incluyo una pequeña muestra de los que más me han servido, aunque hay muchos más y de gran calidad).

El resultado ha sido verdaderamente sorprendente para mí, tras consumir de manera casi obsesiva todo lo que modestamente pude ir seleccionando de ese conocimiento, llegué, al fin, a toparme con el método GTD (Getting Things Done), creado por David Allen a tavés de su libro Organízate con eficacia. Os recomiendo la lectura de este libro que, para mí ha sido verdaderamente esclarecedor. Para utilizar la metodología GTD hay que ser bastante paciente y hacer algún que otro esfuerzo de voluntad, pero con el tiempo los resultados se van viendo. Por supuesto se trata de un libro bastante denso que conviene leer varias veces. En mi caso, después de la primera lectura ya conseguí algunos resultados que mejoraron mi forma de trabajar notablemente. Entre otras cosas conseguí (y lo considero un logro impresionante) que mi correo electrónico dejara de ser una suerte de almacén o batiburrillo de cosas hechas y por hacer, notas sin interés, información caducada o sin ninguna importancia, etc. Conseguí en muy pocos días un primer logro que ni siquiera me planteaba cuando comencé, conseguí ver mi bandeja de entrada de gmail ¡Completamente vacía! Con sólo revisar el correo cuatro o cinco veces al día durante cinco minutos todo queda perfectamente organizado y planificado con sólo aplicar esta metodología GTD.

He de decir que aunque todavía estoy inmerso en pleno proceso de adaptación al método, sólo por lo ya conseguido ha valido la pena el esfuerzo leer este magnífico libro y por eso quiero compartirlo con todos vosotros. Ahora estoy con la segunda lectura y espero descubrir cosas que no pude ver la primera vez y espero contaros más adelante.

No puedo terminar estas notas sin señalar uno de los mayores beneficios que obtendrás aplicando la metodología GTD es que conseguirás liberar tu mente, las cosas por hacer ya no serán una preocupación dentro de tu cabeza y pasarán a ser parte de una o varias listas en un papel o en una aplicación (cosas por hacer, a la espera, etc.). Gracias a esto tu mente estará más tranquila, más enfocada  y más productiva.

Finalmente quiero dar las gracias a todos los profesionales de la productividad (no sólo a los que cito aquí) que ponen sus blogs, podcasts y vídeos al nuestro servicio para que nos beneficiemos de este conocimiento. Os dejo aquí algunos de los que he utilizado a modo de ejemplo, pero hay muchísimos más:

Blogs
Podcasts
Vídeos

Y si te interesa puedes comprar este excelente libro en Amazon.

Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*